¿COVID-19 vs. Bodas?


 

Uno de los temas del que mucho se ha hablado en todo este tiempo y más en el sector nupcial, es qué pasará con el tema de las bodas (aunado a la preocupación de todo este sector). Por este motivo, en D’ Boda N’ Boda nos dimos a la tarea de indagar, así como de estudiar las noticias nacionales e internacionales para poder informarte todo al respecto.




¿Cómo me afecta para la realización de mi boda?


Según las indicaciones por parte del gobierno, así como de instituciones de salud, los salones de eventos podrán continuar con sus operaciones, siempre y cuanto nos encontremos en “Semáforo amarillo o naranja”; obviamente, esto cumpliendo con todos lo protocolos de bioseguridad presentes hasta el momento. En el peor de los escenarios, el aforo máximo deberá ser del 50% de la capacidad total del recinto en el cual se lleve a cabo tu evento.


En otras palabras, los novios deberán reducir su lista de invitados a la mitad de lo que habían previsto; además de conservar la sana distancia, portar cubrebocas, chequeo de temperatura, lavado de manos recurrente y/o algún método de desinfección antes de entrar al salón o lugar de recepción.


Las invitaciones


¡Qué bonito era ese momento en el que recibíamos nuestras invitaciones y comenzábamos a repartirlas casa por casa a cada uno de nuestros familiares y amigos!... Este es otro aspecto que deberemos modificar ya que, de cierta manera, al estar saliendo de nuestros hogares, podríamos correr el riesgo de contagiarnos. Para evitar esto, podríamos optar por una invitación digital. En muchas ocasiones, podría ser aún más vistosa y original.




Nada de muestras de afecto


Una de las medidas más importantes, para la correcta realización de tu evento, en esta nueva normalidad, será evitar todo contacto con los invitados. Tendremos que olvidarnos de todas aquellas muestras de afecto, como: abrazos, besos de felicitación y saludo de manos. Creemos que, probablemente, también deberíamos prescindir de las fotos con nuestros invitados o, bien, realizarlas conservando nuestra sana distancia.


El banquete


Si bien es cierto que el número de invitados ya será bastante reducido, deberemos prestar especial atención en el acomodo de las mesas, dejando una separación prudente entre cada una de ellas. Además de colocar de 6 a 8 sillas en cada una de manera que los invitados no estén tan cerca el uno del otro.


Las mesas de dulces, postres o aperitivos


Ahora deberemos modificar, un poco, el formato de funcionamiento de este tipo de mesas. Para evitar que la gente se arremoline, como solíamos hacerlo con anterioridad, podríamos empaquetar en pequeñas cajas -o charolas con tapa- alguna mezcla de todas estas delicias, para que los invitados puedan tomar una e ir a disfrutarla a su lugar.





El baile


Una opción muy viable, a la hora de estrenar nuestros zapatos y sacarle brillo a la pista, bien podría ser indicarles a nuestros invitados que nos muestren su talento desde su lugar; o pedirle a nuestro proveedor una pista más grande con lugares marcados para que podamos hacer uso de lo que ya hemos pagado por el grupo o DJ que contratemos.


¡No todo está perdido!


En D’ Boda N’ Boda creemos que no todo está perdido y podemos sacar gran partido de todo esto; bien dicen: “al mal tiempo buena cara”. Es por eso que podríamos ponernos un tanto originales a la hora de dar recuerdos: personalizar cubrebocas, caretas, frasquitos de alcohol en gel y pulseras dispensadoras con detalles graciosos. Harán que nuestros invitados recuerden nuestra boda como una de las mejores, sino es que la mejor a la que hayan asistido.


Sí hay opción


¿Eres de las que no le importa reducir su lista de invitados? Una de las tendencias que han repuntado en los últimos meses, son las Bodas Petite. Su característica principal es su número de invitados; generalmente, personas muy cercanas como: familia, amigos íntimos y algunos compañeros de trabajo.



Foto: Diego Pagano – zankyou.com.mx



Nuestros amigos de zankyou nos dan una lista de 10 razones por las cuales deberías organizar una Boda Petite:


1.- Te rodearas de quienes realmente te importan


Podrás olvidarte de verte forzada a invitar a la tía de Mérida que no ves desde hace años, y con quien no te sientes ni tantito encariñada. En un enlace pequeño, te acompañarán sólo tus seres queridos.


2.- Podrás convivir con tus invitados


Siempre pasa en las bodas grandes estar pendiente de que todo salga bien; y tener que ir a saludar a todos tus invitados, se traduce en que no tienes tiempo suficiente para estar con quienes realmente te importan. (En un enlace pequeño no tendrás que quedar bien con nadie).


3.- Podrás ofrecer un mejor banquete


Las bodas pequeñas son un excelente pretexto para consentirte a ti y a tus invitados. Podrás olvidarte del clásico menú de bodas e invertir más en un menú inolvidable y personalizado. De igual manera, ofrecer bocadillos gourmet; vistosos pastelitos o un pastel que sorprenda a todos; así como brindar con champaña o tu vino favorito.



Foto: elpantanorestaurante.com



4.- Pondrás más atención a los detalles


¿Quieres que tu boda tenga una decoración inolvidable? Entonces quizá sea mejor opción elegir un espacio pequeño para que ésta destaque. Puedes colocar tú misma adornos en las paredes, los pasillos y árboles (mira aquí algunas ideas). Por otro lado, podrías contratar un grupo de jazz para amenizar la cena.


5.- Disfrutarás más


Al estar rodeada por gente de confianza, te sentirás mucho más relajada y podrás disfrutar mejor tu boda. La fiesta será más una celebración entre familia y amistades, y menos una gran producción.


6.- Tendrás más opciones de lugares


Cuando tienes una boda de 300 invitados, los lugares se reducen a jardines amplios, haciendas o salones. Sin embargo, una boda pequeña podría tener lugar en museos, galerías de arte, hoteles boutique o restaurantes.




Foto: laplaner.com



7.- Será un enlace recordado por todos


Tu boda no será típica, así que puedes tener por seguro que tus invitados la recordarán por siempre.


8.- Podrás controlar mejor tu presupuesto


Te será mucho más fácil mantenerte dentro de tu presupuesto, pues, además de que podrás controlarlo todo, evitarás muchos imprevistos propios de los grandes enlaces. ¡No te lo pierdas! Conoce los 10 secretos escondidos de las bodas.


9.- Podrás lucirte con los detalles


Tendrás tiempo y dinero para hacer recuerditos personalizados, quizá hechos por ti misma (lo que les añadirá muchísimo valor). Podrás crear tus propios centros de mesa con Mason Jars, encaje y flores de temporada, y colocar detalles inolvidables para consentir a tus invitados, como vasos con sus nombres, jarrones de limonadas de sabor o pastelitos hechos en casa.


10.- Ahorrarás para luna de miel más exótica


El dinero que ahorres en tu enlace podrás invertirlo en la luna de miel de tus sueños. En lugar de gastarse cientos de miles de pesos en un enlace, usen ese dinero para embarcarse en un viaje romántico inolvidable.





Datos importantes


La pandemia por Covid-19 ha obligado a retrasar las celebraciones de bodas y se calcula que desde marzo de 2020 se han pospuesto 200 mil casamientos en México. Del total de enlaces afectados, un 97% optó por reagendar su boda a una nueva fecha, lo que ha supuesto que los proveedores y las empresas implicadas se hayan adaptado a las nuevas normas.


“Para la industria nupcial, que en México tiene un valor anual de unos 100 mil millones de pesos, (alrededor de 5 mil millones de dólares) reanudar actividades de forma responsable es fundamental para la recuperación sostenible del sector, además de un deber social”, explicó Nina Pérez, Directora General de la empresa Bodas.com.


En resumen


La situación en la que estamos viviendo actualmente, ha venido a enseñarnos lo vulnerables que podemos llegar a ser. Esto sin contar las afectaciones económicas y sociales que hemos observado a lo largo de estos meses.


Es de suma importancia cuidarnos y seguir las medidas sanitarias porque, aunque suene trillado, recordemos que: ¡cuidarse a uno mismo, es cuidar a toda la gente que nos rodea!


Al pasar del tiempo, hemos observado que somos capaces de lidiar con un sinfín de obstáculos que se nos presentan. Tenemos una tarea difícil: regresar todo a la normalidad o hacer de esta nueva normalidad una similar a la que teníamos antes, para, de esta manera, poder reunirnos nuevamente con nuestros seres amados; volver a correr por el parque; ir a la playa sin limitaciones; comernos aquellas palomitas en el cine junto a un desconocido; caminar por la calle y ver el rostro completo de la gente que pasa a nuestro alrededor o simplemente llenar a tope nuestra lista de invitados.


Foto: Istock



Recuerden: ¡Nosotros somos D’ Boda N’ Boda y este es nuestro segundo chot! No… ¡perdón!: nuestro segundo post.


Si este post fue de tu agrado, no dudes en compartirlo con tus amigas o amigos que estén próximos a su boda: ¡seguro les servirá conocer esta información!


¡Nos leemos el próximo lunes!


Bye… bye.




 





12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo